Composta y biodiesel, alternativas para reducir huella de carbono

  • Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible advierte la necesidad de reducir a la mitad la pérdida y desperdicio de alimentos para el año 2030, como plan emergente de seguridad alimentaria en respuesta a la pandemia de COVID-19.  

Toluca, Méx.- La elaboración de composta a partir de desperdicios de comida y la conversión a biodiesel del aceite residual de cocina que generan las cafeterías son alternativas para reducir la huella de carbono de la Universidad Autónoma del Estado de México, sostuvo la estudiante del Doctorado en Ciencias Ambientales de esta casa de estudios, Claudia Ivett Alanís Ramírez.

            Con base en un estudio realizado a las cafeterías de la UAEM ubicadas en Toluca, así como sus rutas de recolección, la universitaria desarrolló una simulación predictiva, a través de un software que muestra que la huella de carbono de la institución podría disminuir 14 por ciento con un tratamiento de composta y hasta 50 por ciento con la conversión de aceite residual de cocina a biodiesel.  

La ganadora del tercer lugar en la Bienal Estudiantil de Ciencias y Tecnología de la UAEM señaló que algunos escenarios posibles en la institución son la producción de biodiésel, así como utilizar la composta como biofertilizante para la recuperación de áreas verdes, y de esta manera disminuir la huella de carbono, cuyo valor cuantifica las emisiones de gases de efecto invernadero equivalente.  

Alanís Ramírez, quien se desempeñó en el Instituto Estatal de Energía y Cambio Climático y la Dirección General de Prevención y Control de la Contaminación Atmosférica de la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México, enfatizó que el cumplimiento de uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible advierte la necesidad de reducir a la mitad la pérdida y el desperdicio de alimentos para el año 2030, como plan emergente de seguridad alimentaria en respuesta a la pandemia de COVID-19.  

            Indicó que su investigación se caracteriza por un enfoque de economía circular que busca promover la transición a conductas ecológicas y estilos de vida sostenible, al involucrar a todos los integrantes de la comunidad universitaria, proyectando a la UAEM como una institución responsable del cuidado del medio ambiente, ya que el desperdicio de alimentos es el tercer recurso con oportunidad de productividad en el mundo.  

Claudia Ivett Alanís Ramírez reconoció su formación universitaria en la Autónoma mexiquense y la oportunidad para desarrollar estancias de investigación en el ámbito internacional.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *