Cruz Zuñiga con un sueño olímpico

Con apenas 15 años de edad Guillermo Rubén Cruz Zúñiga tiene un sueño fijo en su prometedora carrera deportiva, el nadador mexiquense piensa en clasificar a unos Juegos Olímpicos y no sólo eso, sino que anhela una medalla en la máxima justa deportiva. Aunque Billy, como cariñosamente le llaman sus seres queridos, pensó que arrancar su carrera como nadador a los 11 años era un inicio tardío pues muchos consideran que para su disciplina es tarde dicha edad, gracias a las cualidades natas que posee rápidamente se posicionó en los primeros lugares nacionales de su categoría.
El tritón del Estado de México tiene ya importantes logros en el país luego de que este año consiguiera en la Olimpiada Nacional 14 medallas de oro, 11 de las cuales fueron de manera individual y las tres que obtuvo como parte del relevo estatal; además de que en el 2014 ya había conseguido nueve metales consagrándose así como uno de máximos ganadores de la contienda infantil y juvenil, por lo que este año en el marco de la celebración de la Revolución Mexicana recibió de manos del Gobernador de la entidad, Eruviel Ávila Villegas, un reconocimiento especial.
Billy, emigró desde los dos años de edad con sus padres a Canadá. No obstante, motivado por el orgullo que siente por nuestro país, la tierra que lo vio nacer, decidió retornar a las competencias internas y más aún, vestir los colores del Estado de México para representarlo dignamente, con la intención de trascender a nivel internacional.
Pero el nadador no se conforma con eso y tiene la mirada puesta en los Juegos Olímpicos, aunque sabe que es muy joven por lo que su primer paso es calificar para el siguiente año a Río de Janeiro 2016, pero la meta principal es dentro de cuatro años y completar un ciclo para pensar en una presea de la justa veraniega.
“El sueño que tengo es estar en unos Juegos Olímpicos, lo tuve desde que inicié este deporte, no pensé que sería tan rápido pero ahora tengo la posibilidad de clasificar en abril del siguiente año, si llego a Río no espero tanto como una medalla porque sería mi primera experiencia”, indicó.
Para que se den estos resultados el joven deportista ha tenido el apoyo fundamental de su papá, con quien comparte el nombre Guillermo Cruz, quien aseguró que a pesar del trabajo que cada uno hace y del apoyo interdisciplinario que han tenido los resultados de este año para “Billy” sobrepasaron las expectativas.
El padre del deportista dijo que la intención es acudir a Río 2016, pero la meta es Tokio 2020 cuando fisiológicamente estaría más preparado para enfrentar la magna justa.
Cruz, quien también forma parte de su cuerpo de entrenadores, aseguró que la clave para que se den los resultados es el trabajar no sólo el aspecto físico, además hay que poner énfasis en el mental y saber que la labor es diaria, ya que nadie es invencible dentro del deporte por lo que le inculca el respeto a sus compañeros y contrincantes.
“El único camino para lograr mis sueños es trabajar cada día y poner mi mayor esfuerzo en cada uno de mis entrenamientos, aunque ello signifique sacrificar otros aspectos de la vida de cualquier joven, intercambiándolos por la diversión de la alberca”, reflexiona finalmente y le concedemos razón, pues vale la pena por cubrirse de gloria y llenar de orgullo a mexiquenses y mexicanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *