Los malos gobiernos son consecuencia de la corrupción, la impunidad y la ineptitud, predominante en la administración pública

  • El derroche de los recursos públicos es consecuencia de los errores administrativos, del abuso personal y la corrupción: Dr. Elías Miguel Moreno Brizuela, Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Frente por la Cuarta Transformación.
  • Las fallas de gobierno también suceden por la improvisación y los malos perfiles de quienes son designados en cargos públicos o asumen tareas de representación popular sin tener noción alguna de sus obligaciones, ni de su mandato. 
  • Impulsaremos gobiernos de calidad compuesto por mujeres y hombres, con valores y capacidades comprobables. Nunca más se justificará la frase: “Adeptos, aunque sea ineptos”.

El Frente por la Cuarta Transformación propone un nuevo Pacto Federal para lograr el buen gobierno, ya que la demanda del cambio político en México se deriva fundamentalmente de la necesidad imperante de alcanzar un nivel óptimo, de excelencia, en las tareas de gobierno.

Lo anterior lo manifestó el Dr. Elías Miguel Moreno Brizuela, Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Frente por la Cuarta Transformación, quien sostuvo que “las mexicanas y mexicanos rechazamos los malos gobiernos consecuencia del triángulo peligroso y maligno que conforman la corrupción, la impunidad y la ineptitud, predominante en la administración pública”.

Ante esta realidad, añadió, “es prioritario dar respuesta a esta exigencia social y comenzar a construir gobiernos comprometidos, responsables y con verdaderos resultados”.

Subrayó que esta propuesta forma parte del segundo eje del Decálogo Político del Frente por la Cuarta Transformación, donde se propone elevar a rango constitucional un nuevo perfil de nuestro gobierno democrático y republicano, renovando el pacto federal para generar el desarrollo nacional.

Afirmó que es fundamental conseguir altos estándares de calidad, responsabilidad y compromiso de quienes desde el gobierno logren resultados de desarrollo y calidad de vida; “que sean el verdadero motor y no un lastre para la transformación que promovemos”.

Dijo que el derroche de los recursos públicos es consecuencia de los errores administrativos, del abuso personal, de la corrupción existente que genera graves crisis poniendo en riesgo la salud, la seguridad, la educación y el desarrollo integral de la población. 

Las fallas de gobierno también suceden por la improvisación y los malos perfiles de quienes son designados en cargos públicos o asumen tareas de representación popular sin tener noción alguna de sus obligaciones, ni de su mandato. 

¡Exigimos gente calificada al frente de la transformación! como máxima de nuestro compromiso político!  

Impulsaremos gobiernos de calidad compuesto por grandes mujeres y grandes hombres, con valores y capacidades comprobables. Nunca más se justificará la frase: “ADEPTOS, AUNQUE SEAN INEPTOS”, añadió. 

Denunciaremos y enfrentaremos hasta las últimas consecuencias los actos de corrupción en el gobierno en sus tres niveles y en los poderes públicos. ¡Nunca más impunidad! ¡Quien la haya hecho que la pague! 

Explicó que propondrán una Ley de deberes y responsabilidades del servicio público que obligue a los aspirantes a desempeñar cargos públicos, a cumplir con requisitos y aptitudes conforme las responsabilidades a asumir.

Estarán obligados a cursar y aprobar exámenes de ciencias políticas, administración pública, legislación y normas de índole federal, estatal y municipal, además de cumplir con exámenes psicométricos y de antidoping. No habrá dispensa legal y no presentarlos o no aprobarlos los haría “inelegibles” para asumir encomiendas en el servicio público. 

Promoveremos una ampliación a la Ley de Revocación de Mandado para quienes no cumplan con sus obligaciones y afecten el erario público por acción u omisión. Se aplicará además la Ley de Extinción de Dominio a quienes realicen actos de corrupción desde sus encomiendas públicas. 

Se acabará con la llamada “ley del embudo” en materia tributaria, en la que se socializan pérdidas y se privatizan las ganancias. Se ampliará la base de recaudación para evitar la evasión fiscal y se acabará para siempre el régimen de excepción fiscal o privilegios que hacen desigual el trato a las y los mexicanos. 

Para acabar con la discrecionalidad y detentación de fortunas inexplicables. “No sólo se debe de medir la pobreza extrema, sino también la riqueza extrema, que se mida la concentración de las grandes fortunas, para que cumplan con su obligación de aportar lo que les corresponde para lograr en México un verdadero Estado de Bienestar que será determinante en el nuevo desarrollo nacional, concluyó el Dr. Elías Miguel Moreno Brizuela, Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Frente por la Cuarta Transformación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *