Entregan primera patente industrial a UAEM

comun 0369 (4)El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) otorgó a la Universidad Autónoma del Estado de México el registro del “bloque hueco para muros”, diseño industrial desarrollado por el profesor e investigador de la Facultad de Arquitectura y Diseño de esta casa de estudios, Silverio Hernández Moreno. Este es el primer registro de patente de modelo industrial con que cuenta la Autónoma mexiquense en el IMPI.La Universidad Autónoma del Estado de México cuenta con tres patentes más: una barra energética de harina de chapulín con amaranto y chocolate, que se encuentra en proceso de comercialización; un desparasitante para ovinos obtenido de la corteza del sauce blanco y un dispositivo para el posicionamiento de una herramienta quirúrgica en el cuerpo de un paciente, desarrollada en colaboración con la Universidad de Grenoble, Francia.
En entrevista, Silverio Hernández Moreno, miembro Nivel 1 del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), explicó que el modelo de bloque que patentó puede ser utilizado para la construcción de muros de mampostería; consta de dos curvaturas en los costados lo que lo hace estético, en tanto que en su interior cuenta con dos perforaciones verticales y puede fabricarse de diversos materiales, como concreto, cerámica, adobe, madera o plástico.
Cabe destacar que de acuerdo con la Guía de Usuario del IMPI, los modelos industriales se constituyen por toda forma tridimensional que sirva de tipo o patrón para la fabricación de un producto industrial que le proporcione apariencia especial en cuanto no implique efectos técnicos.
El investigador universitario indicó que el registro de la patente fue aprobado por su forma y estética, que puede significar beneficios en la construcción de muros de carga o paredes divisorias; además, el hecho de ser hueco implica características térmicas y acústicas importantes y sobresalientes.
Para llegar a la forma que hoy posee el bloque, detalló, fue necesario realizar estudios de funcionalidad y pruebas de laboratorio al material, “desde la unidad hasta en un sistema, es decir, un muro completo, donde se comprobó que cumplía su cometido”.
Lo que sigue al trabajo de investigación, puntualizó Silverio Hernández Moreno, es realizar el prototipo del bloque con un material bien definido y hacer una prueba piloto, mientras que en una etapa posterior se buscará la vinculación con alguna instancia que lo pueda explotar comercialmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *