Sindicalismo magisterial y mujeres

DSC_2909Este 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer con lo cual se realizan varios festejos para que el género femenino ponga en la balanza los avances obtenidos y los retos que todavía faltan por lograr, dado que año con año –en teoría-, el escenario debe mejorar, sin embargo, esta dinámica no siempre es así. Por ejemplo, mientras que en la elección constitucional del 2015, se obligó a los partidos políticos a la postulación del 50 por ciento de sus candidaturas en manos de mujeres, para la contienda por los cargos de autoridades auxiliares este tema se dejó de lado y simplemente fue “optativo”, es decir, abierto a la buena voluntad; por lo que con ello, en primera se le resta fuerza a la normatividad del 50-50 en las candidaturas y segundo, se minimiza la importancia de la participación de la mujer en la elección de Delegados, Subdelegados y Copaci’s.
Pasando al tema de la mujer en el sindicalismo, lo más notable que se tiene a nivel nacional es la dirigencia que durante mucho tiempo ocupo la maestra Elba Esther Gordillo Morales al frente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE); su presencia fue hegemónica y dicho gremio creció en presencia al ser el sindicato magisterial más grande de Latinoamérica.
Muchas maestras federales han tratado de igualar la trayectoria y carrera nacional de Elba Esther Gordillo, pese a los mitos que se han desarrollado y su historia culminada por el embate presidencial que la llevó a la cárcel acusándola de operaciones con dinero de procedencia ilícita, cuando fue el mismo gobierno quien suministraba al SNTE de los recursos que se manejaban.
Hasta aquí el balance no es muy bueno, pues son pocas las mujeres que han sobresalido en materia de liderazgo magisterial y cada vez son menos los espacios que se abren tanto en el país como en los estados de la República.
En el Estado de México, los maestros mexiquenses todavía recuerdan con cariño a la maestra Trinidad Franco Arpero, primera mujer en dirigir al Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM) y en la mayoría de los eventos sindicales se lleva el ‘aplausometro’ por encima de otros liderazgos masculinos.
Sin embargo, Trinidad Franco fue la primera y la única que logró la dirigencia magisterial, nadie más ha logrado repetir la hazaña de obtener la confianza del gremio docente siendo mujer. Y seguramente hizo un buen papel, pues después de 12 años, los profesores mexiquenses todavía le guardan respeto y estima.
Hablando de los tiempos actuales en los que la mujer debe ocupar los mismos espacios que los hombres, el sindicalismo todavía es un reto. En el SMSEM, la renovación de la dirigencia acaba de pasar por lo que las mujeres tendrán que esperar turno hasta el 2018 y en el gremio federal de las secciones 17 y 36 correspondientes al valle de Toluca y del Valle de México, la espera es de solo algunos meses, pues en septiembre próximo se dará la renovación de los mismos, sin embargo, a la fecha los nombres de los aspirantes al cargo, todos son masculinos.

PARA LA AGENDA ESTATAL… En el marco del festejo del 192 aniversario del Estado de México, la diputada federal y secretaria general del PRI, Carolina Monroy del Mazo, sentenció claramente que la entidad ya está lista para ser gobernada por una mujer y hay mujeres preparadas para asumir el cargo; por lo que la coyuntura esta puesta para que la silla sea ocupada por el género femenino.
Esto también se tomó como su destape al cargo, pues en la entrevista comentó que durante toda su vida se ha estado preparando para asumir dicha responsabilidad y nada le gustaría más que llegar a tomar las riendas del Estado de México, como mexiquense que es; mientras que otros aspirantes al cargo dijeron que todavía no es tiempo de hablar de aspiraciones políticas, como fue el caso de la senadora Ana Lilia Herrera y el diputado federal Alfredo del Mazo Maza.
Aquí se empieza a ver la diferencia de perfiles, pues por un lado hay una mujer decidida a asumir la responsabilidad de gobernar un estado y por otro, una mujer supeditada a los tiempos y plazos que le ponga su partido a la vieja usanza.

PARA LA LIBRETA DE EQUIDAD… Es cierto que la política de equidad ha impulsado el parteaguas del 50-50 en las candidaturas a puestos de elección popular, sin embargo, hay algunos masculinos que también prevén exigir el respeto a este 50-50, pues en la pasada elección del 2012, el PRI del Estado de México postuló a dos mujeres al Senado.
La fórmula estuvo integrada por María Elena Barrera, ex alcaldesa de Toluca y Ana Lilia Herrera, ex alcaldesa de Metepec, por lo que ahora se solicitará que sea un hombre y una mujer quienes integren esta fórmula como pasa en la presidencia y secretaría partidista; la idea es obviamente para incluir al gobernador Eruviel Ávila Villegas, sin embargo, hay uno que otro alcalde que ‘sueñan’ con postularse a dicho escaño pese a que solo tienen dos meses en el cargo que actualmente ocupan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *