Traducir derechos para terminar con las injusticias: CODHEM

  • Presentaron la Ley de Amnistía traducida a las lenguas originarias del Estado de México, editada por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México.
  • “Quien enfrenta el encierro a causa de las injusticias debe ser libre y retomar su lugar en su familia y en su comunidad”: JOG

Toluca, Estado de México.- “Para acabar con la desigualdad y la discriminación es necesario traducir los derechos, que todas las personas los conozcan, pues la injusticia se ensaña con quienes tienen menos oportunidades de defenderse por no hablar español”, afirmó el ombudsperson mexiquense Jorge Olvera García.

Al presentar el libro titulado Ley de Amnistía traducida a las lenguas originarias del Estado de México, editado porla Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), el titular del Organismo señaló que las personas privadas de la libertad tienen derecho a un trato humano y a que se les respete y se garantice su dignidad, su integridad física, moral y psicológica: “quien cometió un delito debe pagar su pena conforme lo dicta la ley, pero quien enfrenta el encierro a causa de las injusticias debe ser libre y retomar su lugar en su familia y en su comunidad.”

Olvera García reiteró el pronunciamiento de la Codhem a favor de la amnistía en el Estado de México: “dijimos sí al perdón de penas de quien robó una sandía o presuntamente hurtó cien pesos”; y coincidió con la representante del sector indígena mazahua en el Consejo Consultivo de la Comisión, Carolina Santos Segundo, en que las lenguas mazahua, tlahuica, matlatzinca, otomí y náhuatl deben ser conocidas y reconocidas como cultura viva y vigente en la entidad.

El libro, detalló el ombudsperson, es producto del esfuerzo por la inclusión y se inspira en el caso de las seis personas indígenas de San Pedro Tlanixco, Tenango del Valle, que por defender el agua fueron privadas de su libertad y sentenciadas a compurgar una pena máxima sin que se hubiera comprobado plenamente su participación en la comisión de un delito; en el caso de Dominga, dijo, “su único delito fue ser mujer, indígena, morena y defensora de los derechos humanos… casos como el de ella no pueden volver a suceder.”

Refirió que actualmente 378 personas indígenas se encuentran internadas en algún centro penitenciario estatal y es necesario que ellas, sus familias y abogados, conozcan la Ley de Amnistía en su propia lengua, lo cual ya es más fácil gracias a esta publicación de la Codhem, realizada con el apoyo de la Universidad Intercultural del Estado de México y, particularmente, del traductor Efraín Martínez Guzmán.

Informó que la Codhem ha recibido 404 solicitudes de amnistía, de las cuales, 349 corresponden a varones y 55 a mujeres; destacó que el personal de la Comisión está visitando los centros penitenciarios mexiquenses para ubicar a personas que podrían ser beneficiarias de la ley que “se ha convertido en el cobijo de los vulnerables, de los olvidados, y en una esperanza de libertad”.

El presidente de la Codhem anunció que, trabajando en equipo con el Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, se han enviado 22 solicitudes de amnistía al Poder Judicial, al cual reconoció su disposición plena para atenderlas; al mismo tiempo, destacó “la persistencia y el esfuerzo que desde las familias, los colectivos y las organizaciones de la sociedad se hace para hacer de esta Ley una realidad”.

Asimismo, reconoció la apertura y disposición de la Comisión legislativa Especial en Materia de Amnistía, de la Fiscalía General de Justicia y del gobierno estatal para que “la inocencia no guarde silencio; que la injusticia no encuentre resignación; que las personas indígenas no queden en el abandono; que conozcan y defiendan sus prerrogativas; que la sociedad y las instituciones hagan valer y respetar su dignidad y sus derechos.”

A las familias de personas privadas de libertad que han solicitado amnistía, el ombudsperson les pidió tener paciencia, porque los procedimientos de la ley deben cumplirse y cada caso debe revisarse de forma escrupulosa y con todo cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *