Es quexquémetl pieza de origen mazahua y otomí en el Estado de México

  • Utilizan telares para la elaboración de estas prendas.
  • Destacan San Felipe del Progreso, Temascalcingo, Villa de Allende, Ixtlahuaca, Ozumba y Xonacatlán en su elaboración.

Metepec, Estado de México.- El quexquémetl es una de las prendas originaria de las etnias mazahua y otomí en el Estado de México, su hechura se remonta a la época prehispánica y da evidencia de años de evolución.

Referirse al quexquémetl es hablar de dos rectángulos del mismo tamaño, que se unen en forma de “L”, para crear una prenda de forma rectangular, de cuello abierto, que puede usarse con los picos al frente y reverso o sobre los hombros bajo un huipil.

En el territorio mexiquense, el quexquémetl o quechquémitl, se cree que fue usado por casi todas las mujeres, sin embargo, la gente humilde los elaboraba para uso propio con ixtle y para la alta sociedad eran aquellos hechos con algodón o lana.

Posteriormente fue una prenda de uso exclusivo para sacerdotisas y mujeres de alto rango, aunque la prenda también estuvo vinculada con las deidades femeninas de la fertilidad.

Para su elaboración se requiere conseguir lana, lavarla, dejarla secar, varearla, sumergirla en tintes naturales, secarla de nuevo, para luego elaborar el tejido en el telar de cintura y finalmente bordarlo, lo que habla de un proceso de elaboración de tres a seis meses, de acuerdo con el diseño, técnica y bordado.

Actualmente, es concebido como una pieza elaborada con iconografía propia de las etnias indígenas que lo han salvaguardado en nuestro estado, resaltando la mazahua y otomí.

Hoy por hoy, el quexquémetl es un emblema textil, del cual resaltan los elaborados en los municipios de San Felipe del Progreso, Temascalcingo, Villa de Allende, Ixtlahuaca, Ozumba y Xonacatlán.

De acuerdo con las y los artesanos cambia el significado de esta prenda, puesto que, si tiene flecos, significa que la mujer es soltera, mientras que si no los tiene indica que quienes lo portan son mujeres casadas.

En suma, el quexquémetl es una pieza que resguarda el testimonio ancestral y que por su materia prima es una excelente opción para protegernos del frío además de apoyar a las maestras y los maestros artesanos del Estado de México.

El Instituto de Investigación y Fomento de las Artesanías del Estado de México (IIFAEM) invita a adquirir esta prenda tradicional a través de sus Tiendas de Artesanías “Casart”; también pone a su disposición las ventas por Amazon, Mercado Libre y WhatsApp al 722-148-6220.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *